Dice Pérez adiós al futbol como celeste

Cd. de México .- Entre sollozos, Óscar Pérez colgó los botines esta noche antes del partido entre el Cruz Azul y el Toluca, en el Estadio Azteca.

El guardameta salió a la cancha como capitán de La Máquina y participó en el protocolo de la Liga MX, para entonces ya no contenía las lágrimas.

Antes había hecho el calentamiento junto a los porteros celestes, pero en cuanto apareció en las pantallas del inmueble, la afición presente lo llenó de ovación.

Después, el “Conejo” se tomó la fotografía con el equipo antes de pararse por última vez bajo los tres postes.

El balón rodó y los celestes se lo dieron a Emmanuel Gigliotti, quien lanzó un débil disparo que, tras botar, Pérez controló, antes de besar el esférico y entonces emprender la salida de la cancha.

El primero en despedirlo fue Pablo Aguilar pero también los jugadores escarlatas se acercaron para darle la mano, la palmada, el abrazo, antes de salir de la cancha en un pasillo hecho por la banca cementera y el cuerpo técnico.

Se fundió un abrazo con el capitán y titular en el arco de La Máquina, Jesús Corona, sin soltar el balón, y se fue a sentar a la banca, donde observa el partido.

El “Conejo” saltó por última vez en el balompié mexicano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *